CONTENIDOS DEL DÍA

 

Impactos: 151

PRIMERA DE TRES.

El viernes pasado me reuní con viejos amigos hoteleros; hacía mucho que no platicábamos, y, para aburrimiento de nuestras esposas, nuestra conversación rondó irremediablemente acerca de nuestras experiencias laborales. El más jovencito de nosotros tiene más de 40 años en la hotelería. ¡Imagínense la escena!

-“¡¿De a cómo fue tu mejor propina”?!

-“A mí me tocó atender al Sha de Irán y al Rey de España”.

-“Yo le llevé room service a Juan Gabriel…”.

-“Nos tocó vivir la época de oro de la hotelería, cuando los gerentes generales eran semidioses. Les daban sueldazos en dólares, uso casa, carro, bono y hasta recibían llamadas del dueño para felicitarlos, hoy ni eso”.

De repente, alguien soltó una pregunta que rompió la competencia de anecdotazos…y que dio origen a otras preguntas:

-“¿Cuál de todos sus jefes fue el más patán?” (para mantener la lectura en clasificación “A”, se omiten peyorativos realmente utilizados).

¿Cómo es un jefe patán? ¿Todavía existen esa calaña de lacras humanas que alguna vez pretendieron hacer de nuestra vida un continuo parto de sechium edule?

Después de algunos minutos de discusión y un par de rebosantes copas del inspirador fruto de la vid, coincidimos en que el común denominador de todos los jefes patanes que conocimos es que eran unos manipuladores.

-“¿Y todavía habrá de esos?” – alguno de nosotros preguntó, no sé si inocentemente, o para retarnos a hablar más del tema, y tal vez sacarnos algunas historias y algunos nombres, lo cual no sucedió (somos caballeros desmemoriados).

Finalmente, todos convenimos en que en el ambiente laboral hotelero -que es el que conocemos- es fácil encontrar todavía a uno que otro rufián de este tipo.

¿Y qué creen? Esta conversación me dio tela de dónde cortar para ofrecerles mi reflexión sobre este tema. Trataré de hacerlo en tres entregas, la primera parte (y que ahora leen, si es que han llegado hasta aquí) es para desenmascarar a los jefes manipuladores, la próxima será para describir los tipos de agresión y maltrato psicológico con los que éstos tipejos golpean a sus víctimas, y cerraré con una tercera entrega ofreciendo tips de cómo combatir a los jefes manipuladores y cómo evitarlos. Claro que no es material extraído sólo de mi ronco pecho, gran parte de lo que aquí mencionaré está sustentado en las investigaciones y experiencias del Dr. Walter Dresel, publicadas en su libro “Yo manipulo…¿y tú qué haces?” (Editorial Debolsillo, 2013), altamente recomendable (para más información visitar www.exitopersonal.org).

La manipulación es un proceso continuo de agresión activa o pasiva, mediante el cual, una persona que tiene una personalidad fuerte hace esfuerzos por dominar a otra persona más débil para que se cumpla su santa voluntad. Este acoso se da poco a poco y puede pasar desapercibido para la víctima, hasta que llega un momento dado en que su vida y la relación con su jefe, se hacen insufribles.

¿Cuál es el perfil del manipulador?

  • Son gente insegura, con problemas para comunicarse, y que para lograr sus objetivos presiona, al principio sutilmente, pero sin dejar de incrementar la presión hasta degenerar en cualquier tipo de violencia cuando el objetivo no se logra en el tiempo y forma que él desea. La víctima es dominada y termina por no exigir sus derechos ni pedir la oportunidad de hacer una contra réplica por miedo a perder la cabeza.
  • Los manipuladores siempre reciben sin dar ni ceder, desarrollando una relación yo gano – tú pierdes. Su víctima (o sus víctimas) dan y ceden todo siempre.
  • Para dominar a sus víctimas, el manipulador suele utilizar la amenaza, hace lo posible por provocarle un sentimiento de minusvalía, destruyendo su autoestima.
  • Logra que su víctima tenga miedo, vergüenza, o sentimiento de culpa por no estar a la altura de lo que se le está exigiendo.
  • Estos depredadores amenazan a sus víctimas haciéndoles creer que perderán el salario, y que por su incapacidad (inexistente) difícilmente encontrarán el sustento de su familia, por lo que no volverán a vivir dignamente nunca jamás si la víctima osa actuar de manera diferente a lo que al manipulador le conviene.
  • Sus víctimas pueden sufrir efectos físicos y psicosomáticos, que derivan en deterioro de su equilibrio emocional y manifestado en llanto fácil, angustia, ansiedad, crisis de pánico, trastornos del sueño, tics nerviosos, salpullido, taquicardia, infarto al miocardio, etc.

Dresel explica:

“Al manipulador no le importa, o no reconoce, el daño inferido en su víctima, como tampoco advierte que con una conducta diferente podría extraer de esa persona lo mejor, y no convertirle en un ser humano que no se expresa libremente y que no consigue ubicarse adecuadamente en el esquema de su empresa o de su trabajo” (pág. 45, op. cit.). Y agrega:

“Los manipuladores son personas que por distintos motivos no han podido alcanzar su madurez. Son incapaces de defender sus principios sin intentar pasar sobre los demás. Son justamente esos motivos los que los llevan a no poder desarrollar una adecuada tolerancia a la frustración, que no es otra cosa que admitir que no todos los proyectos, que no todos los sueños han de cumplirse a rajatabla y que es muy probable que cierta porción de ellos pueda, por distintas razones, quedar a la vera del camino (pág. 52, op. cit.).

El manipulador es una persona que ha acumulado fracasos personales, frustración y situaciones adversas que le hacen actuar siempre con resentimiento hacia todos quienes le rodean agrediéndoles de manera inexorable.

La agresión puede ser activa o pasiva. El maltrato psicológico lo hace de diferentes maneras, por ejemplo, mostrando desinterés por el individuo que victimiza, la persecución sistemática, la agresión continua, la agresión en los afectos, etc. De todo ello hablaremos en la próxima entrega.

Ojalá que este artículo les ayude a identificar a los jefes manipuladores… asesinos de la autoestima.

Related posts
Artículos

¿Cómo enfrentar a un jefe manipulador?
Tolerar no es opción.

Impactos: 59 TERCERA DE TRES. Si usted, amable lector no tuvo la oportunidad de leer las dos…
Read more
Artículos

Creación de ambientes a través de la iluminación

Impactos: 26 Las luminarias no sólo son decorativas, por medio de ellas se puede regular la…
Read more
Artículos

Por una hotelería responsable

Impactos: 54 Por Claudia Ramírez Blas Las condiciones ambientales y socioeconómicas actuales…
Read more

Intégrate a la comunidad del sector de la Hospitalidad.
Suscríbete a nuestro boletín de noticias aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.