CONTENIDOS DEL DÍA

 

Industria turísticaNoticias

‘Veneciafrenia’: el terror de las vacaciones

Impactos: 35

Este viernes se estrenará en los cines españoles Veneciafrenia, película de Álex de la Iglesia que, “desde la farsa y con tono grotesco” aborda, en clave de terror, un problema real que asola a muchas ciudades: el turismo de masas.

La trama relata la azarosa historia de cinco turistas españoles (Ingrid García, Silvia Alonso, Goize Blanco, Nicolás Illoro y Alberto Bang) que llegan a Venecia dispuestos a disfrutar su célebre carnaval, pero, una vez allí, tendrán que enfrentarse a la ira de unos lugareños que, cansados de ser ignorados, están decididos a acabar con la gentrificación y la marabunta de turistas.

“El terror es perfecto para contar cosas sin que se note”, defiende Álex, quien entre trajes de época, gritos de pánico, bufones asesinos y persecuciones por bellos y siniestros decorados reales, enmascara un potente mensaje de denuncia social al estilo de autores como Darío Argento o Lucio Fulci.

Una cinta de suspenso y terror cuya trama, asegura, siempre será superada por la realidad, especialmente por la de los últimos dos años.

“El día a día es lo que me da más miedo. Y ahora el día a día ha cambiado de guionistas y parece que pretenden un éxito inmediato con sus guiones espeluznantes, pero la realidad es todo esto que estamos viviendo estos últimos años”, afirma el director, en entrevista, y agrega que lo que no era real era la “falsa sensación de estabilidad que hemos tenido siempre”.

“El que las cosas vayan bien, que te levantes por la mañana y no haya problemas, es una especie de simulacro generado para que consumamos y hagamos todo lo que tenemos que hacer para que, precisamente, esas empresas, o la sociedad en conjunto, funcione.

“Pero es una sensación falsa. La realidad es que estamos en manos de la naturaleza: todo puede cambiar en un segundo y no controlamos los mecanismos que hacen que esa naturaleza no se desboque”, expone el director de El Día de la Bestia y Crimen Perfecto.

Confiesa que decidió hacer la cinta cuando tomó conciencia de que él, que ha visitado varias veces Venecia en el marco del festival de cine, era “un turista más”, uno de esos que “destrozan la ciudad”.

El detonante para filmarla fue el contacto con el movimiento No Grandi Navi, movilización ciudadana que, tras años de lucha, ha conseguido alejar los cruceros y trasatlánticos de Venecia.

“Los cruceros estaban provocando un cataclismo. Esos barcos son como dos rascacielos pegados, una mole enorme moviéndose en un canal sin mucha profundidad. Aquello era el desastre: el nivel del agua subió en cinco años el doble de lo que había subido en tres siglos, y todo, por los cruceros”, sentencia el cineasta, quien quiso abordar la problemática “desde el punto de vista excéntrico” que le permite el terror. “(No quise) Ni hacer un documental ni dar lecciones a nadie”.

VENECIA EN PANDEMIA

“Esta no es una película manifiesto; es una película divertida que pretende entretener”, proclama Álex, quien define como algo “fascinante y a la vez siniestro” la experiencia de rodar en un lugar tan excepcional como Venecia en circunstancias también excepcionales, con la ciudad casi vacía por la pandemia.

“Es una oportunidad maravillosa, pero también fue complicado, hizo que todo fuera un poco más difícil de rodar”.

El director dispuso de los enclaves de la ciudad como si fuera “un inmenso decorado para nosotros”, pero también sufrió los problemas de intendencia propios de filmar en un lugar donde “todo se mueve en bote”. Problemas que se vieron potenciados por el confinamiento.

Con su diagnóstico coinciden Ingrid García y Silvia Alonso, las protagonistas.

“Rodar allí es muy complicado porque todo se tiene que mover en barco, pero al mismo tiempo fue una experiencia única y estábamos maravillados”, recuerda Alonso, y asegura que rodar con un director tan exigente y tan “técnico” como Álex hizo que todo fuera “más intenso”.

“Todos veníamos de estar confinados y teníamos muchas ganas de dar lo máximo, y Álex pide mucho rodando, te pone al límite en muchas situaciones. No te puedes relajar porque es Álex de la Iglesia y tienes que estar a altura, no le puedes defraudar”, apunta García, quien destaca cómo a través del terror, al igual que otros géneros, como la comedia o la ciencia ficción, las películas pueden “engañar” al espectador y, mientras lo entretiene, “contarle en realidad algo más importante”.

“Creo que las películas tienen que tener algún tipo de mensaje y trascender. El arte tiene que transformar”, dice.

Related posts
Industria turísticaNoticias

Mundo Maya participará como multi-destino en el 47º Tianguis Turístico México 2023

Impactos: 53 El secretario de Turismo, Miguel Torruco Marqués, extendió la invitación a los…
Read more
Industria turísticaNoticias

La Cruz de Huanacaxtle, ideal para una boda destino

Impactos: 16 La Cruz de Huanacaxtle es una villa de pescadores que han heredado el oficio durante…
Read more
Industria turísticaNoticias

Turismo médico, una gran fuente de empleo

Impactos: 16 La gobernadora Marina del Pilar Avila Olmeda se pronunció por fortalecer la industria…
Read more

Intégrate a la comunidad del sector de la Hospitalidad.
Suscríbete a nuestro boletín de noticias aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.