CONTENIDOS DEL DÍA

 

Industria turísticaNoticias

“Cancún destrozado por la narcoviolencia y los homicidios”: WSJ

Impactos: 34

Horas antes de que la mataran a tiros, Anjali Ryot publicó un video idílico de ella misma sentada en una hamaca junto al mar Caribe en una de las ciudades turísticas más modernas de México. “Vibrando con el océano”, escribió en su cuenta de Instagram.

Esa noche, Ryot, una bloguera de viajes originaria de California con unos 50 mil seguidores en Instagram, estaba celebrando su cumpleaños número 30 con su esposo en La Malquerida, un restaurante popular, cuando dos miembros de una banda de narcotraficantes local vieron a un rival en el interior y empezaron a disparar. Tres turistas resultaron heridos. La Sra. Ryot y un turista alemán fueron asesinados.

Cancún y un tramo de 81 millas hacia el sur hasta Tulum, conocido como la Riviera Maya, atraen a 13 millones de visitantes al año a sus exuberantes playas, campos de golf y resorts de lujo con todo incluido. El área representa casi la mitad de los ingresos del turismo de México y también es escenario de un aumento alarmante de asesinatos, en su mayoría impulsado por la demanda de drogas de los propios vacacionistas.

La violencia relacionada con las drogas ha provocado que la tasa de homicidios en todo México alcance niveles récord en los últimos años. En el resto del país, la violencia a menudo proviene de guerras territoriales por el control de las rutas de tráfico de drogas con destino a los EE. UU., más que de la demanda turística.

La tasa de homicidios en la Riviera Maya, casi se ha cuadruplicado desde 2016, a 37 homicidios por cada 100 mil habitantes, según cifras del gobierno. Eso es más de cinco veces la tasa de Estados Unidos y por encima del promedio de México.

El jefe de la policía estatal estima que más de ocho de cada 10 asesinatos están relacionados con las drogas. La cuenta del año pasado de 651 fue más que los homicidios en Italia y España juntos.

“Nuestro problema básico es la demanda de drogas por parte de los turistas”, asegura Oscar Montes de Oca, fiscal general de Quintana Roo.

Es un arreglo ideal para los cárteles. En lugar de arriesgarse a contrabandear drogas a Estados Unidos y Europa, atienden a turistas estadounidenses y europeos que buscan comprar marihuana cultivada en México, cocaína colombiana, éxtasis de Europa u otras drogas. El área se ha vuelto cada vez más conocida como un destino de fiesta. Tulum tiene aproximadamente 10 bandas de narcotraficantes, la mayoría vinculadas a los carteles de la droga más grandes del país.

El crimen organizado se ha diversificado hacia la extorsión. Las pandillas exigen pagos de muchos negocios en el área. Los que no pagan corren el riesgo de morir o de ver quemados sus locales. El director de una asociación local de restaurantes estimó recientemente que el 60% de los restaurantes reciben una llamada de extorsión al menos una vez al día.

“Todos, y me refiero a todos, están pagando dinero de extorsión. Desde algunos de los grandes hoteles hasta el chico del puesto de tacos de la esquina”, dice James Tobin, quien encabeza una alianza de empresarios locales preocupados por cuestiones de seguridad.

Los turistas rara vez quedan atrapados en el fuego cruzado. Los funcionarios estatales dicen que las posibilidades de morir en un viaje a la zona son de aproximadamente una en cinco millones. El embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, dijo a principios de marzo que Cancún era seguro para los turistas y señaló que Estados Unidos “también tiene sus puntos problemáticos”.

La violencia, sin embargo, se entromete cada vez más en la burbuja de los hoteles de cinco estrellas. A mediados de marzo, turistas en la playa de la zona hotelera de Cancún encontraron lo que resultaron ser restos humanos: una médula espinal, un fémur y parte de una pelvis. La policía dice que los restos podrían estar relacionados con el crimen organizado.

En enero, hombres armados ingresaron a un club en la elegante zona de Playa del Carmen durante el día, agarraron al gerente y lo ejecutaron en el baño. Los investigadores creen que el gerente fue asesinado por la cancelación por parte del alcalde de un rave musical de un día de duración allí, una medida que resultó en pérdidas de ventas para los narcotraficantes.

A principios de ese mes, dos canadienses fueron asesinados a tiros en un presunto asesinato a sueldo en el Hotel Xcaret, un complejo de lujo conectado a un popular conjunto de parques.

En noviembre, dos semanas después del tiroteo en Tulum que mató a la Sra. Ryot, cientos de turistas se apresuraron a buscar refugio en el vestíbulo del hotel Hyatt Ziva en Puerto Morelos, a unas pocas millas al sur de Cancún, una tarde. Había estallado un tiroteo entre grupos rivales de traficantes que luchaban por el derecho a vender en una fiesta rave para turistas. La policía dice que dos narcos fueron asesinados, uno de ellos de un disparo dentro de una habitación de hotel.

La última víctima extranjera se produjo a mediados de marzo, cuando un empresario británico de 54 años que vivía en Playa del Carmen fue asesinado a tiros por sicarios que viajaban en motocicleta mientras conducía a una zona de playa cercana con su hija de 14 años, quien resultó levemente herida. La policía arrestó a dos sospechosos y recuperó un arma.

Los tiroteos han sacudido la industria turística de México, que en general representa el 7% de la economía de México.

“Tenemos que tener cuidado con el tipo de turismo que pedimos”, dice David Ortiz Mena, presidente de la asociación de hoteles de Tulum. “El tipo de turismo que fomentamos crea demanda de drogas, y donde hay demanda, habrá oferta. Pero cuando termina la fiesta, los turistas se van a casa y los narcotraficantes se quedan”.

Ortiz y otros apuntan al estado vecino de Yucatán, donde la ciudad colonial de Mérida y sitios arqueológicos como Chichén-Itzá atraen a turistas que buscan cultura en lugar de una fiesta. La tasa de homicidios del estado es de 1.8 por 100 mil, aproximadamente el 5% de la de Quintana Roo.

En una encuesta realizada por el gobierno de Quintana Roo, el 70% de los visitantes adultos de la zona dijeron que habían venido en parte por alcohol, drogas o sexo, indican funcionarios estatales. Los cárteles también han convertido a Cancún en un centro mundial de tráfico sexual, explican.

En la calle principal de Playa del Carmen, La Quinta Avenida, recientemente se ofrecieron drogas a un visitante cinco veces a lo largo de un tramo de cuatro cuadras. “Oye, amigo, ¿quieres hierba, coca cola, molly?” dijo un vendedor ambulante en inglés. Dentro de los clubes, los traficantes venden drogas abiertamente en los baños.

Tulum se ha convertido últimamente en un lugar de moda mundial para la música electrónica, organizando festivales de música que duran más de una semana y atraen a decenas de miles de fanáticos, algunos de los cuales se conocen como “Tuluminati” por su búsqueda de trascendencia psicodélica, a veces inducida por las drogas. Una de las drogas favoritas es el tucibi, una anfetamina que tiene efectos psicodélicos.

Las ventas de drogas de un solo festival pueden generar millones de dólares para los cárteles, dicen los funcionarios, lo que los hace más poderosos que el gobierno local.

Un residente local, un extranjero que trabaja como una especie de conserje para los turistas que vienen a los festivales de música, hace arreglos de hotel, mesa VIP y otros para su clientela internacional. El concierge también envía a los celulares de los clientes un menú con los precios de las drogas que pueden comprar a los traficantes, con un video de un jaguar de fondo. Una pastilla de éxtasis cuesta $25. Una pequeña bolsa de cocaína cuesta $150 y tucibi $200.

“Hay cero policías, cero soldados. Puedes tener drogas libremente”, dice el conserje. “En pleno Covid, estaba en una selva de fiesta con 5 mil personas”.

El dueño de un hotel dijo que las bandas de narcotraficantes evitan atacar a los turistas porque los turistas son sus clientes. En las semanas posteriores a los incidentes violentos en los que está involucrado un turista, hay un aumento en las cancelaciones, dijo, pero el número de visitantes pronto se recupera. Aun así, le preocupa que, en algún momento, la reputación del resort pueda dañar permanentemente el negocio.

Cancún comenzó como un edén turístico planificado hace 50 años, concebido por el banco central de México para atraer el gasto estadounidense. Los tecnócratas del banco ingresaron datos como las condiciones climáticas y la cantidad de mosquitos y tiburones en una computadora, y recorrieron la costa del país en busca del mejor lugar para construir la nueva ciudad. El resultado fue Cancún, donde vivía un puñado de personas en ese momento.

En unos pocos años, cientos de hoteles de lujo al estilo de Miami Beach brotaron en una isla delgada y arenosa donde antes solo habían crecido manglares.

El dinero que ha girado alrededor de Cancún desde sus primeros días ha atraído durante mucho tiempo a los cárteles de la droga, así como a la corrupción. Mario Villanueva, ex gobernador del estado, quien estuvo a cargo del desarrollo de resorts de lujo a lo largo de la Riviera Maya, fue condenado por cargos de lavado de dinero y narcotráfico en México y se declaró culpable en Estados Unidos por lavado de dinero. Pasó 19 años en prisión antes de que se le permitiera cumplir el tiempo restante bajo arresto domiciliario en 2020. Otro exgobernador, Roberto Borge, ha estado en prisión desde 2018 en espera de juicio por malversación de fondos y otros cargos.

Aunque los cárteles de la droga estuvieron presentes desde los primeros días, en gran medida habían evitado guerras territoriales sangrientas y crímenes de alto impacto.

Durante años, Cancún se promocionó como un destino de vacaciones de primavera para rivalizar con Fort Lauderdale, Florida, y la escena de la fiesta se trasladó recientemente al sur, a Playa del Carmen y Tulum. La pandemia solo se sumó a la popularidad del destino y México, pues a diferencia de otros destinos turísticos importantes, nunca requirió una prueba negativa de Covid para ingresar. En los últimos dos años, el área agregó 11,500 habitaciones de hotel.

El crecimiento de la región ha superado con creces la capacidad del gobierno mexicano para brindar servicios que van desde el alcantarillado hasta las escuelas y la policía. Tulum, que alguna vez fue un destino hippie sin electricidad, ahora tiene 14 mil habitaciones de hotel pero aún carece de servicio de alcantarillado, por lo que los camiones traen agua limpia y sacan el agua sucia. Para una población de 45 mil residentes y unos 25 mil visitantes regulares, Tulum tiene menos de 30 policías mal entrenados y tres patrullas, dicen funcionarios estatales.

Los funcionarios están tratando de cambiar las cosas. Cuando Carlos Joaquín, el gobernador de Quintana Roo, inició su mandato en 2017, el estado contaba con solo 120 policías estatales, 15 patrullas y unos 20 chalecos antibalas. Solo el 15% de la policía local había sido examinada por un programa nacional que incluye una prueba de detección de mentiras y un perfil psicológico. La mayoría de los policías locales no tenían entrenamiento y no habían disparado sus armas en cinco años.

“Encontré un estado penetrado por el crimen organizado, con instituciones muy débiles”, dice.

Desde entonces, los funcionarios estatales y federales construyeron la primera academia de policía local, aumentaron los salarios y otorgaron a los policías beneficios de jubilación y seguro de vida para sus familias si mueren en el cumplimiento del deber. Han examinado a más del 80% de las fuerzas locales y han aumentado el número de policías estatales a 1.500 agentes. Alrededor de 2500 nuevas cámaras de seguridad a lo largo de la costa, algunas con tecnología de reconocimiento facial, han ayudado a las autoridades a realizar arrestos.

En el caso de la Sra. Ryot, la bloguera que fue baleada, el sistema de cámaras rastreó a los dos sospechosos que dispararon contra el restaurante mientras huían del lugar, primero a pie y luego en un Chevrolet naranja. Luego, los oficiales de la policía estatal enviaron drones para rastrear los vecindarios de clase trabajadora cercanos hasta que encontraron el automóvil estacionado afuera de una casa. La policía allanó la casa, arrestó a los dos hombres y decomisó 16 kilos de cocaína y 23 armas, informó el fiscal general del estado, Óscar Montes de Oca.

Muchas bandas de narcotraficantes incluso se han apoderado de grandes extensiones de playas, dicen funcionarios estatales. El proceso para establecer el territorio comienza con las mujeres locales que venden baratijas en la playa. Luego otros se mudan, venden comida y luego alquilan sillas de playa por día, instalan tiendas de masajes y ofrecen alcohol y drogas. Si los hoteles se quejan, están amenazados.

“Necesitamos recuperar las playas”, dice Raúl Tassinari, el jefe de policía de Playa del Carmen, de 53 años. El gobierno estatal está instalando carpas policiales informales cada pocos kilómetros, con miembros de la Guardia Nacional de México y policías estatales y locales.

Lili Campos, nueva alcaldesa de Playa del Carmen y exfiscal penal estatal, aumentó de 15 a 226 el número de patrulleros de la policía para esta ciudad de unos 400 mil habitantes. La Sra. Campos dice que instaló más de 500 cámaras en el corazón del distrito turístico y limpió a los vendedores ambulantes informales que antes hacían casi imposible caminar en la avenida principal de la ciudad. Ha recibido amenazas de muerte. “No duermo en el mismo lugar dos veces”, dice ella.

Los funcionarios locales dicen que quieren evitar seguir los pasos de Acapulco, que se convirtió brevemente en la capital mundial del asesinato debido a las disputas entre cárteles. El número de visitantes extranjeros se redujo en dos tercios entre 2012 y 2017 y aún no se ha recuperado.

“Estoy seguro de que no nos convertiremos en otro Acapulco”, afirma el gobernador Carlos Joaquín. “Tenemos mucho más dinero, recursos y conciencia del problema. Tenemos que hacer esto bien”, concluye.

Publicado el 4 de abril en la edición impresa de The Wall Street Journal bajo el título: ‘Drug Violence Shatters Mexico’s Vacation Mecca’.

Related posts
Industria turísticaNoticias

Mundo Maya participará como multi-destino en el 47º Tianguis Turístico México 2023

Impactos: 1 El secretario de Turismo, Miguel Torruco Marqués, extendió la invitación a los…
Read more
Industria turísticaNoticias

La Cruz de Huanacaxtle, ideal para una boda destino

Impactos: 1 La Cruz de Huanacaxtle es una villa de pescadores que han heredado el oficio durante…
Read more
Industria turísticaNoticias

Turismo médico, una gran fuente de empleo

Impactos: 1 La gobernadora Marina del Pilar Avila Olmeda se pronunció por fortalecer la industria y…
Read more

Intégrate a la comunidad del sector de la Hospitalidad.
Suscríbete a nuestro boletín de noticias aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.