CONTENIDOS DEL DÍA

 

Artículos

Los alimentos en tiempos de la Biblia (1ra Parte)

Impactos: 0

“No solo de pan vive el hombre”;

(Deut 8:3, Mt 4:4, Lc 4:4), es una frase muy presente en la Biblia, que habla de la relación del alma y cuerpo, de una alimentación espiritual y física que le permita al hombre vivir en armonía y a las técnicas culinarias y al arte gastronómico florecer como una clara manifestación del humanismo.

Todas las noticias que tenemos sobre las formas de alimentación del pueblo hebreo proceden de la Biblia, el valle del Jordán donde habitaron, el cual es considerado árido y caluroso, en donde Jericó era la única ciudad importante y al este hay varios ríos que permiten una mayor fertilidad, con bosques, huertas y árboles frutales, propicios al cultivo del trigo y a los pastos para el ganado.

Desde el Génesis donde encontramos que los actos de comer relatados no solo hablan de nutrir al cuerpo, si no de aspectos sagrados, la Biblia nos conduce a muchas comidas memorables, Adán y Eva, Abraham, Moisés, Jacob, las bodas de Canaán y por supuesto la última Cena, que es la comida más recordada de todos los tiempos porque sella el pacto de la formación del cristianismo.

Ofrecerle una comida a alguien se puede considerar no solo como un acto de hospitalidad, si no como un pacto, como Abraham que recibe unos visitantes angélicos y les ofrece comida:

O con Moisés en el Monte Sinaí cuando cena para sellar el Pacto con Dios: “Dios no les hizo daño a estos hombres notables de Israel, los cuales vieron a Dios, y comieron y bebieron”;. (Ex 24:11). O bien, cuando Esaú le transfirió su primogenitura a Jacob por un plato de lentejas:

“Un día en que Jacob estaba cocinando, Esaú regreso muy cansado del campo y le dijo: – Por favor dame un poco de ese guiso rojo que tienes ahí, porque me muero de hambre-

-Primero dame a cambio tus derechos de hijo mayor- contesto Jacob. Entonces Esaú dijo: – Como puedes ver, me estoy muriendo de hambre, de manera que los derechos de hijo mayor no me sirven de nada.

-Júramelo ahora mismo- insistió Jacob. Esaú se lo juró, y así le cedió a Jacob sus derechos de hijo mayor. Entonces Jacob le dio a Esaú pan y guiso de lentejas(Gen 25:29-33).

Por esta razón, hasta el día de hoy un plato de lentejas guisadas en gastronomía recibe el emblemático nombre de Potaje Esaú, conmemorando la metáfora de quien entrega algo muy valioso por obtener muy poco, así es la urgencia del hambre.

De igual manera se pueden mencionar muchas anécdotas como cuando los hermanos de José, hijo de Jacob lo vendieron a los egipcios como esclavo y este estando en la cárcel, interpretó los sueños del panadero y el copero (hoy sería sommelier) reales:

“Entonces el jefe de los coperos le contó su sueño a José con éstas palabras: -En mi sueño veía una vid, que tenía tres ramas. Y la vid retoñaba y echaba flores, y las flores se convertían en racimos de uvas maduras. Yo tenía la copa del faraón en la mano, y tomaba las uvas y las exprimía en la copa…cuando el jefe de los panaderos vio que José había dado una interpretación favorable, le dijo: -Por mi parte yo soñé que tenía tres canastillos de pan blanco sobre mi cabeza. El canastillo de arriba tenía un gran surtido de pasteles para el faraón, pero las aves venían a comérselo…dentro de tres días el faraón revisara su caso y hará que lo cuelguen de un árbol, y las aves se comerán su cuerpo”; (Gén. 40:9-19).

En el Nuevo Testamento, hay varias comidas que representan un pacto como las Bodas de Canaán:

“Al tercer día hubo una boda en Canaán, un pue- blo de Galilea. La madre de Jesús estaba allí y Jesús y sus discípulos fueron también invitados a la boda. Se acabó el vino y la madre de Jesús le dijo: -Ya no tienen vino- Jesús le contestó: Mujer,

¿Por qué me dices esto? Mi hora no ha llegado todavía. Ella dijo a los que estaban sirviendo: -Hagan todo lo que él les diga…Llenen de agua estas tinajas…..

Así que el encargado llamó al novio y le dijo: -Todo el mundo sirve primero el mejor vino y cuando los invitados han bebido bastante se sirve el vino corriente.

Pero tú has guardado el mejor vino hasta ahora”;. (Jn.2:1-11).

El ejemplo de la obediencia de un hombre a su madre que no quiere que la fiesta de los amigos salga mal y sabe quién es su hijo y lo que puede hacer por los demás, es una especie de pacto social conla comunidad y de respeto a los deseos de María.

De cómo Dios cuida a sus hijos:

“Por lo tanto yo les digo: no se preocupen por lo que han de comer o beber para vivir, ni por la ropa que han de ponerse. ¿No vale la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa? Miren las aves que vuelan por el aire: ni siembran ni cosechan ni guardan la cosecha en graneros; sin embargo, el Padre que está en los cielos les da de comer. ¡Y ustedes valen más que las aves!”;. (Mt. 6:25-27).

Estos ejemplos nos enseñan que la Biblia no solo puede ser inspiradora para nuestra vida espiritual, también para la creatividad en nuestra cocina y en el servicio de alimentos, probablemente leyéndola con cuidado se estimule el apetito para preparar alimentos con los mismos ingredientes que se usaron en el pasado.
Fuente: A la Carta Pilar Prado

Related posts
Artículos

¿Cómo enfrentar a un jefe manipulador?
Tolerar no es opción.

Impactos: 59 TERCERA DE TRES. Si usted, amable lector no tuvo la oportunidad de leer las dos…
Read more
Artículos

Creación de ambientes a través de la iluminación

Impactos: 26 Las luminarias no sólo son decorativas, por medio de ellas se puede regular la…
Read more
Artículos

Por una hotelería responsable

Impactos: 54 Por Claudia Ramírez Blas Las condiciones ambientales y socioeconómicas actuales…
Read more

Intégrate a la comunidad del sector de la Hospitalidad.
Suscríbete a nuestro boletín de noticias aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.